Transformadores Molina - Infraestructura

Infraestructura

Desde que se fundara Molina Talleres Electrotécnicos, la empresa ha ido evolucionando tanto estructuralmente como tecnológicamente, prueba de ello son los 2.500 m2 de área construida y 500 m2 de área exterior disponibles, junto con los equipos y la maquinaria de la más actual tecnología para ofrecer a nuestros clientes la más alta calidad en nuestros servicios. Dicha superficie se subdivide en:

Oficina técnica y Oficinas de Administración:

Para atender cualquier tipo de necesidad tanto comercial como técnica de nuestros clientes.

  • Dos zonas de carga y descarga:

Una para transformadores de potencia y otra para transformadores de distribución.

  • Cuatro puentes grúa:

Cuyas capacidades de carga son: 40.000 kg. y 100.000 kg. para transformadores de potencia, y 7.500 kg. y 20.000 Kg. para transformadores de distribución, lo que nos asegura disponer en todo momento de la capacidad suficiente para recibir y gestionar cualquier máquina que se encuentre dentro de esos pesos, con total seguridad.

  • Zona de recepción y desencubado para transformadores de distribución.
  • Zona de recepción y foso de desencubado para transformadores de potencia.
  • Zona de bobinado:

Con dos bobinadoras para transformadores de potencia con tres tipos de mandriles extensibles en diámetro, y cuatro bobinadoras para transformadores de media potencia y distribución.

  • Área de tratamiento de aceite y encubado:

Equipada con una estación para filtrar, deshidratar y desgasificar el aceite.

Área de tratamiento de aceite y maduración: Equipada con una estación para filtrar, deshidratar y desgasificar el aceite. También incluye un horno de secado con aire caliente forzado y una sección de calderería para la fabricación y reparación de los tanques de los transformadores y sus componentes mecánicos.

  • Horno de secado por aire caliente forzado.
  • Zona de calderería.

Incluye una sección de calderería para la fabricación y reparación de los tanques de los transformadores y sus componentes mecánicos.

  • Zona exterior para limpieza de transformadores de potencia.

Con plataforma deslizante para transporte desde interior a exterior de las instalaciones y para un peso máximo de 100.000 Kg.

  • Área de pintura y acabado destinada a transformadores de distribución:

Con una cabina de pintura SISVENT homologada.

  • Furgón Taller:

Para reparaciones, revisiones y trabajos de mantenimiento en campo.

  • Furgón laboratorio móvil:

Dotado con los equipos necesarios para los ensayos en campo de mantenimiento predictivo.

  • Laboratorio de Ensayos:

Equipado con todos los elementos necesarios para llevar a cabo ensayos y pruebas según normativas, tanto en transformadores de potencia como de distribución.

  • Zonas de carga y descarga:

Contamos con dos zonas distintas para la carga y descarga de transformadores de potencia y de transformadores de distribución.

Los transformadores de potencia tienen un riesgo, puesto que si se produce algún daño o explosión en uno de ellos, puede provocar serios perjuicios en las instalaciones y en el personal empleado.

Los impactos típicos de los incendios en transformadores incluyen:

– Daños a los componentes internos del transformador y equipos cercanos.
– Posibles lesiones al personal presente en el área.
– Contaminación ambiental por el aceite expulsado y la generación de humos debido a la combustión del aceite.
– La expansión del fuego provocada por la expulsión de aceite en llamas.
– Pérdidas económicas por daños directos a la propiedad y daños indirectos derivados de la interrupción del negocio (lucro cesante).

Es por esto que lo más adecuado es tener una zona específica con todos los sistemas de seguridad para este tipo de transformadores.

Con los transformadores de distribución no ocurre lo mismo puesto que no son tan peligrosos, pero poseen campos de emisiones electromagnéticas y es conveniente disponer de las medidas adecuadas para que no ocurra ningún accidente indeseado.

  • Oficina técnica y oficinas de administración:

La responsabilidad de nuestra oficina técnica es muy amplia, abarca desde las funciones de soporte para la dirección de proyectos hasta la  responsabilidad directa de un proyecto del mismo. Al realizar nuestra labor, tenemos en cuenta aspectos técnicos, económico-financieros, legales y de gestión fundamentales. Algunas de sus funciones clave son:

– Establecimiento de herramientas, metodologías y estándares de trabajo.
– Formación y asesoría.
– Apoyo en el desarrollo del proyecto.
– Alineación de recursos de personal.
– Seguimiento de proyectos.
– Centralización de la comunicación.

Contar con una oficina técnica es sumamente importante, diríamos que esencial. Contar con una oficina técnica aporta diversas ventajas como las siguientes:

– Coordinación entre las diferentes áreas de la organización.
– Aumento de supervisión y control en los proyectos mediante la designación de un equipo de referencia para consultas o acciones relacionadas con su desarrollo.
– Establecimiento de criterios unificados para la selección y gestión de proveedores.
– Disminución de proyectos fallidos.
– Mejor integración y gestión del personal.
– Reducción de gastos en la gestión de cualquier proyecto.

  • Zona de tratamiento de aceite y encubado:

En un transformador, el papel impregnado con aceite es la base del sistema de aislante. El papel es el aislamiento primario y el aceite tiene como una de sus funciones protegerlo e incrementar su resistencia mecánica y rigidez dieléctrica. Dentro del transformador, ocurren reacciones químicas influenciadas por la humedad, el oxígeno y los metales, lo que provoca la oxidación del aceite (generación de ácidos y lodos) y la disminución de la polimerización del papel. Estos procesos son las principales razones de la disminución de la vida útil del equipo.

  • Puentes grúa:

Los puentes grúa están compuestos por una viga principal, simple o doble, apoyada sobre dos carriles elevados sobre unos postes, que pueden formar parte de la estructura de la nave o pueden colocarse para este fin.

El puente grúa también incluye el carro automotor, que se sostiene sobre la viga principal y tiene la capacidad de desplazarse a lo largo de ella. El carro tiene que soportar sobre sí un polipasto, que es el mecanismo que se emplea para levantar cargas o moverlas, invirtiendo un mínimo esfuerzo.

El desplazamiento longitudinal del puente grúa se realiza mediante el movimiento de la viga principal a lo largo de los carriles elevados. La dirección transversal se logra con el desplazamiento del carro sobre uno o dos carriles dispuestos en la viga principal. La elevación vertical se efectúa a través del mecanismo de elevación, es decir, el polipasto. El cableado del polipasto se desplaza entre las dos partes de la estructura. Esta configuración permite actuar en cualquier punto dentro de un área determinada por la longitud y la separación de los carriles. Estos carriles, llamados de desplazamiento, están casi en el mismo plano horizontal que el carro del puente grúa, y es su altura la que determina la máxima altura de operación.

 

Ver más