Tratamiento de aceites - Servicios – Transformadores Molina

Transformadores Molina - Tratamiento de aceites 1

Tratamiento de aceites

Uno de los elementos clave en el funcionamiento del transformador,tanto de potencia como de distribución, lo representa el líquido aislante que en la mayoría de los casos es aceite mineral. En Molina Talleres Electrotécnicos tenemos un equipo de trabajo idóneo para llevar a cabo tareas de Tratamiento de aceite de transformadores.

La importancia del aceite en el transformador eléctrico es fundamental. Es un elemento que realiza dos funciones básicas, evacuar el calor del núcleo y bobinados a las zonas de enfriamiento y aislar las partes a diferentes potenciales eléctricos, interponiendo una barrera entre ellos.

Los enemigos principales del aceite son el calor, el agua y el oxigeno, por lo que es necesario evitar en la medida de lo posible que estos agentes tengan influencia directa o indirecta sobre el aceite.

El aceite está sometido a un proceso de envejecimiento provocado, tanto por la temperatura como por la humedad y el contacto con el oxigeno del aire, formando lodos y partículas en suspensión.

Un valor de unas 20 p.p.m. (partes por millón) de agua disueltas en el aceite puede provocar la caída del cincuenta por ciento de la rigidez dieléctrica, lo que supone un evidente peligro para la seguridad de las personas y la instalación, ya que es el aislante que soporta casi él solo el aislamiento a tierra.

Cuando el aceite del transformador esta deteriorado y hay presencia de lodos, la capacidad aislante de los materiales disminuye, asimismo el aceite deja de fluir por radiadores y ranuras con el consiguiente sobrecalentamiento del transformador.

Como consecuencia de ese sobrecalentamiento se provoca una descomposición más rápida del aceite y de los aislamientos, aumentado sus pérdidas dieléctricas y acortando por tanto la vida útil de la máquina.

Por tanto, basados en el hecho de que el aceite se degrada de una manera predecible, las pruebas periódicas ayudarán de una manera bastante segura a anticipar cualquier condición negativa del aceite dieléctrico. Esto permite realizar comparaciones entre tasas de decrementos normales y anormales lo que a largo plazo se traducirá en una extensión de la vida útil del transformador.

El proceso de tratamiento está basado en las siguientes técnicas:

  • La microfiltración:
    Con la microfiltración se elimina carbón, agua, lodos o cualquier micro partícula sólida que este en suspensión.
  • La deshidratación bajo vacío:
    Con la deshidratación bajo vacío conseguimos reducir las p.p.m. (partes por millón) de agua disuelta en el aceite y a la vez desgasificamos y eliminamos los ácidos más volátiles.
  • Desgasificación bajo vacío:
    Con la desgasificación bajo vacío eliminamos gases como el oxígeno, nitrógeno y otros gases producidos en la degradación del aceite y los materiales aislantes.

La combinación de estas técnicas es lo que hace que el tratamiento efectuado sea altamente eficaz y fiable para la recuperación de las propiedades físico-químicas y eléctricas del aceite, de modo que su comportamiento en el interior del transformador sea el normalizado para su buen funcionamiento de una forma segura.

Para ello en Molina Talleres Electrotécnicos contamos con una estación de filtrado, deshidratado y desgasificado que nos asegura una puesta a punto óptima del aceite.

Para determinar si el estado del aceite reúne las condiciones mínimas de funcionamiento es conveniente realizar análisis físico-químicos, y en caso de que los resultados no sean satisfactorios, proceder a su tratamiento.

En Molina Talleres Electrotécnicos, disponemos de los siguientes ensayos para realizar al aceite dieléctrico, tanto en Taller como “in situ”:

  • Análisis de la rigidez dieléctrica.
  • Determinación de partes por millón de agua en el aceite mediante el método Karl Fisher.

Adicionalmente disponemos de análisis y ensayos más específicos ligados al mantenimiento preventivo del dieléctrico y que subcontratamos con un laboratorio externo especializado como son:

  • Pruebas Físicoquímicas.
  • Análisis de gases disueltos (Cromatografía de Gases).
  • Compuestos furanos.

Cuando las pruebas físicoquímicas, cromatografías o de furanos indican que el aceite se encuentra fuera de sus especificaciones o no cumple con uno de los parámetros medidos, es necesario efectuar un tratamiento para restablecer sus valores normales.

Ver más